Senderismo en las Montañas Simien de Etiopia.

Parque Nacional de las Montañas Simien. Pradera a 3.200 metros de altitud, junto a los monos Gelada.

Llegar al Parque Nacional de la Montañas Simien en el Norte Etiopía no es fácil, porque está situado cerca de la frontera con Sudán y Eritrea. Lo más rápido es coger un vuelo interno desde Addis Abeba hasta la ciudad de Gondar. Después aún te esperan tres horas por carretera, superando un desnivel de 1.000 metros, pero es una experiencia única que vale la pena realizar. Hacer trekking por un Parque declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO, es algo que si eres aficionado al senderismo recordarás toda tu vida.

Gondar es una ciudad que se encuentra a 2.100 metros sobre el nivel del mar y ha sido durante 250 años capital imperial de Etiopía, por lo que es interesante disponer de al menos un día para visitar los restos de sus Palacios.

El Hotel Goha donde me alojo, situado en una colina desde donde se divisa toda la ciudad, es un alojamiento aconsejable, por sus habitaciones, por sus vistas y su comida, aunque el tan apreciado y necesario WIFI deja mucho que desear y solo es posible conectarse bien en la recepción.

Vistas de la ciudad de Gondar, desde la terraza del Hotel Goha.

A las 8 de la mañana salimos en Bus hacia Debark, pueblo de acceso al Parque, donde se compran las entradas y es necesario registrarse.

El viaje por carretera es lento, porque hay que salvar un desnivel de 1.000 metros, aunque el bonito paisaje hace que pasen las tres horas de forma amena.

En Debark recogemos a los guía armados, llamados “Scouts”, que obligatoriamente nos acompañarán durante toda la estancia en el interior del Parque. La verdad, es que cuando los ves subir a tu vehículo, armados con fusiles de asalto AK-47 Kalashnikov y equipados con unas simples sandalias de goma y una manta al hombro, te los imaginas combatiendo por esas montañas, en la guerra civil etíope de los 90. Luego demostrarán en la montaña su pericia, rastreando las huellas de los monos Gelada.

Después de otra media hora por carretera llegamos a la puerta del Parque, donde un guardia que vive allí mismo, comprueba que todo está correcto antes de permitirnos la entrada. Una vez dentro te das cuenta que estás en un lugar increíblemente bonito, que debe su protección en gran parte a lo remoto de su situación y a su especial protección. Aunque el interior del Parque está habitado, los están “obligando” a trasladarse para preservarlo lo más posible. Enseguida que detectan nuestra presencia, una nube de niños harapientos trata de vendernos alguna cosa. Los guardias se lo impiden, pero ellos insisten una y otra vez. Yo no pude evitar ayudarlos de alguna forma, comprándoles su mercancía, para que de alguna forma sientan reconocido su trabajo, aunque su verdadero sitio estaría en la Escuela.

Puerta de acceso al Parque Simien

Estamos a 3.260 metros de altitud como reza el cartel del único establecimiento hotelero que se encuentra dentro del Parque, el Simien Lodge, el más alto de África.

A la hora que llegamos, una espesa niebla aún cubre las montañas y cae algún chubasco aislado que no impide que iniciemos nuestra ruta en busca de los monos Gelada, una especie endémica de babuinos que se caracteriza por su pecho rojo. Viven en manadas de hasta trescientos ejemplares con dos o tres machos que controlan el grupo y se pasan el día comiendo hierba y flores en las praderas. Comenzamos su búsqueda recorriendo unos senderos llenos de árboles y plantas que no había visto nunca, divisando profundos valles que quitan el aliento y unos paisajes que se extienden más allá de donde alcanza la vista. Hay zonas del Parque, que el hombre todavía no ha explorado.

Después de recorrer más de 8 kilómetros, subiendo y bajando pendientes, uno de los scout recoge excremento de mono y nos anuncia que se encuentran muy cerca, por lo que debemos guardar silencio.

Efectivamente, al subir una empinada pendiente nos encontramos una enorme pradera con más de cien ejemplares de monos gelada flanqueados por dos enormes machos. Siempre que no se les moleste mucho ni se interrumpa su comida, se muestran pacíficos y se dejan fotografiar. Estas son algunas de las fotos de la manada.

Macho de mono Gelada, que significa corazón rojo

Después de pasar media hora junto a los monos Gelada, viendo como comían flores sin parar, ajenos a nuestra presencia, la lluvia comienza a caer, así que iniciamos el regreso al Simien Lodge para recuperar fuerzas de una jornada de senderismo difícil de olvidar. Objetivo conseguido.

Quiero agradecer a los Scouts del Parque Simien su dedicación y empeño para que a pesar de la niebla y la lluvia, pudiésemos ver y fotografiar a los monos Gelada. Su austero vestuario contrasta con el mío, pero ir escoltados por esta gente, te da cierta tranquilidad en un paraje tan hostil, aunque al final uno se queda con la duda si nos protegen a nosotros o a este extraordinario lugar. Seguro que mitad y mitad.

Agradecer también a viajes Karibu y a su guía Fekadu, el haber incluido dentro de su programa por el Norte de Etiopía esta magnífica experiencia. Me quedé con las ganar de haber dedicado algo más de tiempo a recorrer otros senderos, pero así tengo una excusa para volver al Parque Nacional de las Montañas Simien.

@MiguelAndujar_

Turismo religioso: Italia bien vale cinco Misas.

Aunque es la cuarta vez que visito alguna de estas ciudades de Italia, nunca lo había hecho dedicando tanto tiempo al turismo religioso, pero Italia bien vale las Misas a las que he asistido… celebradas en cinco lugares tan importantes e imprescindibles para un católico.

Catacumba de San Calisto
Roma

Asistir a una Misa en las Catacumbas de Roma, es celebrarla como lo hacían los antiguos cristianos, en la época de las persecuciones religiosas. Además allí fueron enterrados miles de ellos, algunos son hoy Santas y Santos de la Iglesia Católica.

También fue lugar de enterramiento de algunos Papas. Hoy, aunque ya no hay nadie enterrado en sus nichos, recorrer las estrechas galerías con un silencio y respeto difícil de igualar en otros sitios turísticos, te hace sumergirte en la historia de la cristiandad y en los orígenes de Roma.

Basílica de San Pedro
Capilla de San Juan Pablo II
Roma

No hay viaje a Roma en el que no se visite la Ciudad del Vaticano y sus Museos. La grandiosidad espiritual de la ciudad Estado más importante de la cristiandad y residencia oficial desde hace siglos de los Papas, constituye el motivo principal de los periplos religiosos. Pero además asistir a una Misa en una de las capillas más significativas de la Basílica de San Pedro, en este caso donde se encuentra enterrado San Juan Pablo II, resulta emocionante y entrañable, sobre todo cuando se va rodeado de paisanos.

Además, si lo haces coincidir con un miércoles, puedes asistir a la Audiencia Papal, donde el lleno está garantizado. Ver a su Santidad el Papa y el fervor que despierta en viajeros de todo el mundo, te recarga espiritualmente. Decenas de parejas de recién casados acuden con sus vestidos de novio para recibir la bendición Papal.

Luego hay que tomarse tiempo para visitar los Museos Vaticanos, con su impresionante colección de arte y la siempre impactante Capilla Sixtina. Recorrer su largos pasillos, hace que te remontes a los tiempos del mecenazgo religioso, que tan valioso patrimonio cultural nos ha legado.

Los exteriores de una de las ciudades Estado más pequeñas del Mundo, también merecen un visita.


Basílica de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro
Roma

Para despedirnos de la ciudad de Roma, donde por mucho que la visites siempre te quedaran rincones por recorrer y monumentos que visitar, asisto a una Misa en la Basílica que custodia el icono original de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, que es la patrona de mi pueblo, por lo que se convierte, además de visita obligada, en una ceremonia muy emotiva.

Como el resto de Misas, es celebrada por el Párroco de Almoradí, D. Jesús Ortuño, asistido por el Diácono, también de Almoradí.

La visita a esta Basílica era uno de los hitos de esta Peregrinación, por lo que dejamos la ciudad de Roma, cansados por los tres intensos días, pero contentos porque hemos aprovechado muy bien el tiempo.

D. Cosme, ha sido durante estos días un excelente guía de Roma, ya que acude desde hace años con sus alumnos y se conoce cada rincón y sobre todo cada monumento con significado religioso de la ciudad eterna.

Catedral de Ascoli Piceno
Cripta de San Emigdio

Atravesamos de oeste a este toda la península italiana y llegamos a otro de los destinos estrella del viaje, Ascoli Piceno, una ciudad de alta sismicidad, fundada antes que la misma Roma, donde se venera a San Emigdio, santo protector contra los terremotos, y donde se encuentra su tumba.

En el viaje nos acompaña también la Alcaldesa de Almoradí, Dª María Gómez, para devolver la visita institucional que realizaron las autoridades civiles y religiosas de esta ciudad a nuestro pueblo. Somos recibidos en su magnífico Ayuntamiento por el equipo de gobierno municipal y por el Obispo de la Diócesis.

Nuestro anfitriones en la ciudad es la Asociación cultural Sant’Emidio nel mondo, con los que visitamos esta bella y antigua ciudad.

Pero, sin duda, el acto más entrañable, como en Roma, es la Misa celebrada en la Cripta de la Catedral donde se encuentra enterrado San Emigdio, motivo central de nuestro viaje a esta ciudad, que abandonamos camino de Padua.

De nuevo toca cruzar Italia, esta vez de este a oeste, con escalas en Asís y Florencia.

Basílica de San Antonio
de Padua


La quinta y última misa se celebra en una hermosa Capilla que se encuentra junto al claustro de la imponente Basílica de San Antonio de Padua, ciudad de peregrinación y veneración de este Santo y que vive del turismo religioso.

Y que mejor forma de terminar este viaje que visitar Venecia, ciudad turística y encantadora. Perderse por sus callejuelas y navegar por su red de canales, te hace descubrir siempre nuevos rincones atemporales y edificios que luchan por sobrevivir al paso del tiempo y a la humedad.

Así termina un viaje peregrinación por ciudades que vale la pena visitar al menos una vez en la vida, y si además eres católico como yo, no dejes de asistir a Misa en estos lugares tan llenos de espiritualidad y misticismo.

¡Gracias a mis compañeros de viaje!

@miguelandujar.travel

Viaje a Riopar para ver el “reventon” del Rio Mundo.

A veces la naturaleza nos muestra espectáculos sorprendentes que duran pocos días. Es el caso de lo que sucede en el nacimiento del Río Mundo, situado en el municipio de Riopar, provincia de Albacete, cuando la acumulación de lluvias y nieve provoca lo que se conoce popularmente como “el reventón”.
Por eso el pasado sábado, me desplacé hasta allí para hacer senderismo y contemplar este fenómeno de la naturaleza.
La subida desde el aparcamiento es empinada pero accesible a todo el mundo, aunque el frío y el agua complicaron la jornada y al final quedé empapado.
Hasta que no llegas a la Caldereta no empiezas a ver realmente lo que te vas a encontrar.
En el primer mirador, hay una pasarela de madera, desde donde hay ya una bonita vista de toda la catarata.
Pero una vez alcanzado el segundo mirador,  es cuando divisas la Cueva de los Chorros de cerca, y contemplas el “reventón” en todo su esplendor, aunque no puedas estar mucho tiempo porque terminas empapado por el agua que tamiza el ambiente.
En este video puedes ver el “reventón” del Río Mundo completo, desde la Cueva de los Chorros, vista desde varios puntos, como el segundo mirador, la Caldereta, el primer mirador y bajando hasta la Piedra de los Señoritos.
Todo grabado a cámara lenta para que sientas la fuerza del agua.

Y ya sabes, si te enteras de que se ha producido el “reventón” del Río Mundo, no te lo pierdas porque vale la pena ir a verlo.

El espectáculo y el ruido atronador del agua hicieron que el viaje relámpago y la jornada valiese la pena.

@MiguelAndujar_