Vinoteca C y J de Almoradí: cata Tempos Vega Sicilia

La gastronomía en Almoradí es ya una referencia en la Vega Baja del Segura, gracias a la labor que realizan los profesionales de los establecimientos de hostelería de la localidad.

El último ejemplo, ha sido la impresionante cena maridada con vinos de Bodegas Tempos Vega Sicilia llevada a cabo por Charo y José Manuel, sumiller de C& J Vinoteca.

En una noche inolvidable para las 20 personas que asistimos, su propuesta fue: 

🍷 Vinos:

  1. Oremus Mandolás Furmint 2021: un blanco seco, con una frescura inigualable y aroma floral que, a pesar de su juventud, desvela una acidez viva y un cuerpo sorprendente.
  2. Macán Clásico 2019: un tinto D.O. La Riojade las Bodegas de Benjamín de Rothschild & Tempos Vega Sicilia, situadas en Samaniego, Álava.
  3. Pintia 2018: un tinto de la D.O. Toro, que desafía las condiciones del terroir donde se cultiva, reflejando la fuerza y carácter únicos de esta región.
  4. Valbuena 5° año 2018: tinto de la D.O. Ribera del Duero, envejecido durante cinco años entre madera y botella en su Finca Vega Sicilia de Valbuena de Duero, una finca de 1.000 hectáreas, 210 dedicadas a la viña y 600 hectáreas de alcornoques, robles y pinos, entre otras especies.
  5. Oremus Tokaji 3 Puttonyos 2017: un vino dulce que envejece en madera y botella en unas bodegas excavadas en las entrañas de los montes de Tokaj, en Hungría. 

🍛 Cena:

  1. Tosta de aguacate con salmón
  2. Salpicón de langostinos
  3. Gamba al ajillo fresca
  4. Jamón ibérico
  5. Tabla de quesos premium
  6. Bonito con tomate del terreno y piparras Bastarri
  7. Carrillera de Buey
  8. Pluma ibérica de bellota
  9. Tortada de Almendras casera
  10. Almojábana con Chocolate

La cata fue dirigida por Irene Arias Navarro, Ingeniera Agrónoma y Máster en Viticultura y Enología por la Universidad Miguel Hernández, que además realizó sus prácticas en las Bodegas Tempos Vega Sicilia. Todo un lujo de ponente, para ilustrarnos sobre estos afamados vinos.

Si los vinos nos sorprendieron, los platos con los que pudimos acompañarlos estuvieron a la altura de las circunstancias, como poder maridar la carrillera de buey con el Pintia o la pluma ibérica con el Valbuena 5° año. Pero terminar la velada con unos postres tan almoradidenses como la tarta de almendra y la almojábana maridadas con el Oremus Tokaji 3 Puttonyos fue un excelente broche final.

Y todo esto no hubiese sido posible sin el trabajo en equipo de toda la plantilla de la Vinoteca C&J.

¡Enhorabuena!

@miguelandujar

La Arquitectura del Agua en la Huerta de Almoradí

Canales et al. (2020) la describen perfectamente al detallar cómo se configura este complejo entramado de conducciones para el riego de la Huerta, heredado de los árabes“La Vega Baja de este curso fluvial (Río Segura), es uno de los mayores y más complejos agro sistemas de la vertiente mediterránea. La precariedad de caudales y la existencia de un manto impermeable en el subsuelo, que encharcaba el terreno, requirió de la implantación de un doble sistema circulatorio de abastecimiento y drenaje, que se materializa el primero con la red de riego -acequias-, mientras que el segundo, lo hace en la red de avenamiento -azarbes- (…) La original estructura de distribución de los recursos hídricos, conocida con los nombres de aguas vivas y muertas da identidad a este ancestral escenario agrario”. 

  • Acequias:

            Hasta la década de los 70 del siglo XX, en la que comenzaron a abrirse las primeras piscinas públicas, era habitual bañarse en las Acequias, que por entonces llevaban un agua limpia, por lo que además de regar la Huerta, servía como actividad lúdica.

            Como indican Canales et al. (1995:257) “en las grandes huertas tradicionales la red de riego se complica considerablemente, con sucesivas jerarquizaciones en Brazales, Arrobas, Hilas, Paradas, Heredamientos e Hijuelas”, configurando así un sistema de riego de “aguas vivas”, diseñado para llegar a todas las parcelas a regar. Este entramado de canalizaciones se ordena de mayor a menor tamaño según su “braza”

  • Azarbes:

            Canales et al. (1995:258) explican la circulación del agua sobrante una vez que se han regado “a manta” huertos y bancales, cuyo fin principal es aprovechar hasta la última gota de agua: “conforme el llano aluvial se ensancha y se atenúa la pendiente, se acentúan los problemas de avenamiento de aguas sobrantes de las acequias (…). Por ello, desde los tiempos más remotos se han abierto canalizaciones más profundas que los cauces de las acequias para recibir los sobrantes de estas últimas e impedir la conformación de marjales y saladares. Estas conducciones, bajo la denominación de Azarbes Mayores, Azarbes Menores, Azarbetas o Escorredores, reúnen unos caudales (aguas muertas) que son reexpedidos al río para ser aprovechados nuevamente en los regadíos que se encuentran en zonas más bajas de la vega”.

Por lo tanto, el poder extrapolar este sistema de riego milenario a otras comunidades de una España que necesita, cada vez más, el ahorro del agua, hace que encaje perfectamente en el ODS 11 (ciudades y comunidades sostenibles).

El Juzgado de Aguas del Azud de Alfeitamí de Almoradí, organización jurídica encargada de velar por el mantenimiento y conservación de esta red de riego, se rige por unas ordenanzas que datan de 1794cuyas normas han regulado la distribución de las aguas durante más de dos siglos. En ellas, se recoge todo un “argot huertano” que constituye por sí mismo un patrimonio etnográfico a conservar y difundir.

  •  “Azud” es una palabra de origen árabe, que significa presa. 

“Lo que comenzó siendo una pequeña alquería de origen árabe, al-Muwallidin, que significa “nuevos conversos”, se convirtió a partir de la segunda mitad del siglo XVI en un próspero lugar gracias a la mejora en las infraestructuras de riego que les proporcionó la creación de las acequias Mayor y del Río Junto al Azud de Alfeitamí”(Latorre, 2012:19)

Según indican Canales y Ponce (2019:182) con datos de 2018 facilitados por Daniel Martínez García, responsable del área técnica del Juzgado Privativo de Aguas del Azud de Alfeitamí “la superficie total regada del Azud de Alfeitamí es de 2.222,11 Hectáreas, correspondiendo 1.171,37 Hectáreas, un 52,7% al municipio de Almoradí”. 

En la siguiente Figura, se puede ver el Plano del sistema de riego del Juzgado de Aguas del Azud de Alfeitamí de Almoradí.

Fuente: Universidad Politécnica de Valencia. Centro Valenciano de Estudios del Riego. Plano expuesto en el Ecomuseo de Almoradí

Una de sus funciones primordiales es ordenar mediante los Entandes, el turno de duración de riegoasignado a cada una de las Acequias que riegan “una extensión superficial de 2.351,7 Hectáreas, equivalentes a unas 20.000 Tahúllas (Barrera et al., 2021:8)

Sin esta obra hidráulica, la Huerta de Almoradí, tal y como la conocemos en la actualidad no existiría, por lo que forma parte de nuestra historia y de nuestro patrimonio cultural, no sólo de la localidad, sino de varios pueblos de la Comarca a las que lleva el agua del Río Segura, como Daya Nueva, Daya Vieja, Dolores, Rojales, Formentera del Segura y San Fulgencio.  

Bibliografía y otras fuentes consultadas:

  • Barrera García, C., Mazón Rufete, M. del R., Martínez García, D., & Cañizares Mira, F. (2021). Ordenanzas del Juzgado Privativo de Aguas del Azud de Alfeitamí de Almoradí. Juzgado de Aguas de Almoradí.
  • IES Azud Alfeitamí. (2008). El Azud épico. FUNDESCED.
  • Latorre Coves, J. A. (2012). Almoradí: Un recorrido histórico. J.A. Latorre.
  • Martínez Rufete, L. (2006). El habla de la comarca del Bajo Segura: Diccionario comparado. L. Martínez.

Cádiz: la tacita de plata

Cádiz es la ciudad española más meridional de la Península Ibérica. Es conocida como la «tacita de plata», en referencia a su bahía con forma de una pequeña copa.

Cádiz es una ciudad maravillosa con una rica historia y una vibrante escena gastronómica. Aquí tienes algunas recomendaciones de lugares para visitar y restaurantes, bares y otros establecimientos para disfrutar de la comida local:

Lugares para visitar:

  1. Catedral de Cádiz: Una impresionante catedral con una mezcla de estilos arquitectónicos, que va desde el gótico hasta el barroco.
  2. Torre Tavira: Ofrece una vista panorámica de la ciudad y es un buen lugar para aprender sobre la historia de Cádiz.
  3. Barrio del Pópulo: casco antiguo de Cádiz, con calles estrechas y encanto andaluz. Aquí encontrarás la Plaza de la Catedral y la Plaza de las Flores.
  4. Barrio la Viña: barrio de los pescadores, donde degustar la auténtica gastronomía gaditana y salir de tapeo.
  5. Playa de la Victoria: Una hermosa playa para relajarse y disfrutar del sol y el mar.
  6. Castillo de San Sebastián: Ubicado en una pequeña isla frente a la playa de La Caleta, este castillo ofrece una perspectiva única de la ciudad.
  7. Teatro Falla: famoso por la celebración del concurso de chirigotas en los Carnavales de Cádiz.

Restaurantes, Bares y otros establecimientos:

  1. Restaurante El Faro: restaurante emblemático que sirve platos de mariscos frescos y cocina tradicional andaluza.
  2. Restaurante Balandro: restaurante moderno con cocina local creativa, como platos de pescado, marisco y carne, además de vino y vistas a la bahía.
  3. Taberna Casa Manteca: Un auténtico bar de tapas con una amplia selección de platos locales y vinos de la región.
  4. Código de Barra: 1 Estrella Michelin. Ideal para degustar tapas creativas y disfrutar de una selección de vinos. Fue mi elección para comer un día y te cuento la experiencia en otro post.
  5. La Candela: Ofrece cocina moderna con un toque andaluz, con opciones tanto para carnívoros como para vegetarianos. Local pequeño y acogedor situado en el casco antiguo de la ciudad, a pocos metros de la Plaza de Candelaria.
  6. Freiduría Las Flores: Un lugar popular para probar pescaíto frito, una delicia local, situado en la Plaza de las Flores.
  7. La Isleta de la Viña: Famosa por sus tortillas de camarones, es un lugar clásico para probar la gastronomía gaditana. Situado en el barrio de la Viña.
  8. Restaurante La Curiosidad de Mauro Barreiro: un local que vale la pena visitar por su barra de toques modernos y comida tradicional con los toques personales de Mauro. Estuve cenando una noche y me encantó.
  9. BRIM: junto a la Plaza de las Flores. El mejor café de la ciudad.
  10. Tabanco Casa Juán: Junto al Mercado Central.
  11. Heladería Marigoni. Plaza de la Catedral. Auténtico helado italiano.
  12. Pastelería Casa Hidalgo: en la Plaza de la Catedral. Una pastelería con muchos años de historia.

¡Disfruta de Cádiz!

@miguelandujar