Feria del Vino y del Enoturismo DOP Jumilla

La I Feria del Vino y del Enoturismo DOP de Jumilla ha dado mucho de sí, en una larga jornada de sábado donde además de visitar el recinto ferial, pudimos conocer la bonita ciudad de Jumilla y uno de sus restaurantes.

La organización del evento ha conseguido que 22 Bodegas y 6 restaurantes locales participen en la muestra, ofreciendo sus mejores vinos a un precio de 1€ la copa y menús cerrados con una excelente relación calidad precio, además de varias catas con un precio de 2€.

También hemos podido conocer la apasionante historia de esta bonita localidad, con la visita gratuita a la ciudad y sus dos Museos, organizadas por Jumilla Turismo.

Como colofón a mi visita a la Feria del Vino y Enoturismo de Jumilla, nos decidimos a comer en La Macarena Bar de Vinos Restaurante, uno de los restaurantes participantes en el evento. Para la ocasión presentaba un menú cerrado de 35€, en el que había que elegir cuatro entrantes, un plato principal, el postre y una botella de vino.

Nuestra elección fue la siguiente:

Snack de bienvenida

Entrantes:

• Queso explosivo. Algo curioso y sabroso.

. Chipiron con habita baby y virutas de ibérico, con un sabor espectacular.

. Parmentier, gambón y boletus. Una combinación deliciosa y contundente.

• Delicias de bacalao en tempura al ajoarriero, con una presentación muy lograda.

Plato principal:

. Arroz meloso de calabaza, secreto ibérico y setas. Si creía que ya no me iba a sorprender algún arroz, este lo logró por la untuosidad y dulzura que le aportaba la calabaza, hasta tal punto que no pudimos acabarlo y nos lo tuvieron que poner para llevar.

Postre:

Garnachee de chocolate y pirusas, un postre típico de Jumilla.

Cortesia de la casa.

.Dulces típicos

.Mistela.

El maridaje, incluido en el precio, consistía en la elección de una botella de Vinos DOP Jumilla de los 18 que se ofrecían en una extensa carta creada al efecto. Todo un ejemplo de cómo hay que apostar por el producto local.

Nuestra elección fue el Tinto XENYS 12, 2019, 100% Monastrell de Bodegas Xenysel, con unos contundentes 15,5 grados.

Un restaurante que recomiendo y al que volveré en mi próxima visita a Jumilla, por su variedad de tapas y los vinos de su extensa carta que me faltan por probar.

En resumen, una Feria muy interesante a la que auguro un aumento de participantes y visitantes en años sucesivos, entre los que estaré yo.

@miguelandujar.travel

Restaurante El Mesón de la Costa en Torrevieja

Cuando visitas el Restaurante El Mesón de la Costa en Torrevieja y ves el producto que exhibe en la entrada, enseguida te das cuenta de dos cosas: que la calidad está asegurada y que no va a ser barato…pero que te espera una gran velada.

Después de tomar un aperitivo en la barra, consistente en unos salazones, en su justa curación, maridados con un Albariño «Pazo das Bruxas», pasamos a uno de sus comedores donde pedimos para cuatro personas:

  • Jamón Ibérico, perfectamente cortado.
  • Tempura de Pulpo, algo sublime que no había probado ni en lo mejores japos. 
  • Ensalada de cogollos, tomate, pimientos, bitetes, ventresca y anchoas. Muy completa.
  • Buey a la piedra, como plato principal para los cuatro. Una carne de mucha calidad.
  • Tarta de queso horneada (2) y natillas de postre (1)
  • Carajillo quemado (2) y Asiático (2), muy bien hechos.
  • Bebidas: cerveza, vino blanco albariño, vino tinto Matarromera ( botella Magnum) y gin-tonics de Martin Miller’s

La carta de vinos, cavas y champán es muy extensa, con un amplio abanico de precios.

La cuenta pagada, de 96 €/pax, confirma todo lo indicado arriba: buen producto, no es barato (un concepto subjetivo), pero pasas una excelente velada gracias a Jose, a su hermana, y al resto de personal que están atentos al más mínimo detalle.

Un lugar recomendado para ocasiones especiales.

@miguelandujar.travel

Feria Micológica de Gúdar

Durante los día 14, 15 y 16 de octubre de 2022 hemos asistido a la Feria Micológica que organiza el Ayuntamiento de Gúdar, un pequeño pueblo de la provincia de Teruel.

El Ayuntamiento de Gúdar viene organizando desde hace ya varios años un feria que tiene a las setas como protagonistas. Lo que comenzó con una reunión de aficionados a la micología, se ha consolidado como todo un recurso turístico que llena este pequeño pueblo situado a 1.500 metros sobre el nivel del mar, cerca de la estación de esquí de Valdelinares.

Para aprovechar bien el viaje, llegamos viernes por la tarde y después de dejar nuestras cosas en el Hostal Gúdar, uno de los pocos establecimientos donde alojarse de la localidad, vamos a la primera actividad programada que consiste en un charla sobre setas comestibles, necesaria para ir conociendo las variedades que podemos encontrar en las salidas al campo de los dos días siguientes.


A la mañana siguiente a las 08:00 ya equipados con calzado adecuado, ropa de abrigo y los utensilios necesarios para la recolección, nos damos cita en el Centro Cultural, donde tras verificar nuestra inscripción nos dirigimos, en nuestros vehículos particulares, a los montes cercanos de la Sierra de Gúdar para recoger setas acompañados por micólogos.

Sobre las 14.00 regresamos al pueblo para degustar los menús micológicos que han preparado en los diferentes restaurantes de Gúdar con motivo de estas jornadas.

Por la tarde volvemos al Centro Cultural, para clasificar las especies recolectadas, descartar las que no son comestibles y resolver las dudas micológicas.

Después, en la planta de arriba asistimos a una demostración mico gastronómica llevada a cabo por el Bar La Puebla de Arenoso, en la que el propietario elaboró unos «Tacos de carnitas de setas de cardo» y un estupendo «Tartar de Boletus y tomates amarillos», que dieron a degustar a los asistentes.

La última actividad del sábado consistió en una interesante visita guiada nocturna por Gúdar, que comenzó en la Iglesia actual que data del Siglo XVIII y que culminó en las ruinas del Castillo de origen Islámico situado en un peñasco en lo más alto de la localidad. Al estar tan cerca del pueblo actual, sus piedras fueron utilizadas como cantera para su construcción. Este emplazamiento privilegiado es un lugar ideal para los aficionados a la astronomía, ya que dada la nula contaminación lumínica del entorno se pueden ver, a simple vista, la mayoría de constelaciones y estrellas.

Después del largo día nos retiramos a descansar, porque al día siguiente realizamos una nueva salida al campo. Luego tuvo lugar un Mercadillo micológico en el Centro Cultural, donde habían algunos puestos de artesanía y productos de la zona.

Tras la comida, llega la hora de la despedida y cierre de este intenso fin de semana micológico.

Y como no podía ser de otra forma, al llegar a casa elaboré un plato con el producto recolectado, en este caso arroz con rebollones de Gúdar y costillejas.

@miguelandujar.travel