Dic 31

Mi visita a Quique Dacosta Restaurante: gastronomía de tres estrellas.

Cuando uno lleva tiempo soñando con visitar un templo de la gastronomía como Quique Dacosta Restaurante, se crea muchas expectativas. Las tres estrellas Michelin no se otorgan por casualidad, y en el caso de Quique,  hace que uno se sienta como en la gloria y se cumplan las expectativas con creces.

Con Quique Dacosta, mago de la gastronomía española.

Desde que uno llega a Denia y atraviesa la puerta del mítico restaurante, se respira una agradable atmósfera, creada para que la experiencia del cliente sea positiva.

Quique busca agradar al cliente con su estancia, más quizás que con sus platos. Cuida cada detalle, de la decoración, del servicio del personal, de la disposición de las mesas, de la presentación de los platos. Todo con una disciplina castrense que sus empleados ejecutan con precisión, a las órdenes de su director de sala, Didier Fertilati, considerado uno de los mejores maîtres del mundo.

Con Didier Fertilati, maître de Quique Dacosta Restaurante.

Después de visitar el local y las cocinas, comienza el espectáculo.

Acompáñame a degustar su menú DNA La Búsqueda, gastronomía de tres estrellas.

El menú DNA La Búsqueda se sirve en 5 actos, como si fuese la coreografía de una Ópera, con diversos platos en cada uno de ellos, que te detallo a continuación:

Acto 1º

  • Sopa de guindillas ahumadas.

Sopa de guindillas ahumadas

  • All i pebre de Clochinas.

All i pebre de Clochinas

  • Calabaza de Benaguasil fermentada en su jugo, con cangrejo Bola.

    Calabaza de Benaguasil fermentada en su jugo, con cangrejo Bola

    Acto 2º

  • Tradicional tómate seco “aplastao”.

Tradicional tómate seco “aplastao”

  • Pez limón.

Pez limón

  • Rape en escabeche con fenoil marí. El rape tiene una pieza que nos interesa muchísimo y es su delicado hígado.

    Rape en escabeche con fenoil marí

    Acto 3º

  • Cubalibre de foie gras con escarcha de limón y rúcula.

    Cubalibre de foie gras con escarcha de limon y rucula

  • Anguila de la albufera a la llama con emulsión al jengibre maduro.

    Anguila de la albufera a la llama con emulsión al jengibre maduro

    Acto 4º

  • Huevo y pata de gallina.

    Huevo y pata de gallin

  • Arroz de coliflor, mollejas de oveja Guirra y boletus del Maestrazgo.

    Arroz de coliflor, mollejas de oveja Guirra y boletus del Maestrazg

    Acto 5º

  • Piedra de miel de azahar, almendras y romero.

Piedra de miel de azahar, almendras y romero

  • Canela en rama – Ciruelas pasas 2013. Pétalos de rosa. Coctel de manzana de oro.

    Canela en rama.Ciruelas pasas 2013. Petalos de rosa. Coctel de manzana de oro

Maridaje

  • Blanco Riesling, Maximin Grünhaüser Abtsberg.
  • Sidra de Hielo, Malus Mama 2010.
  • Champagne, Fidele Brut Nature.
  • Tinto, Quincha Corral 2014, Vino de Pago.
  • Moscatel Dulce, Casta Diva, cosecha miel.

A mi particularmente me gustaron más, si tengo que elegir, los platos de pescado, pero cada uno tenía su particularidad y sobre todo su novedad, el no haberlo probado antes y descubrir todos los matices que aportaba.

Después de tomar en el jardín el cafe y un gin tonic, uno se va de este restaurante con la sensación de que lo que ha pagado ha valido la pena. La relación calidad precio es muy buena. Y no siempre se come en un tres estrellas Michelin.

Cuando empieza a anochecer, el autobús me espera para volver a Alicante. He venido acompañado por unos amigos del Grupo de Facebook “Alicante ¿hablamos de Restaurantes” que administra Toño Palacio, una persona que tiene la habilidad de sorprendernos en los viajes gastronómicos que organiza. Y vaya si lo ha logrado con éste. Gracias.

¡Feliz Año 2018!

@MiguelAndujar_

Dic 30

Camino de la Cruz de Caravaca: senderismo y peregrinación.

Termina 2017,  declarado Año Jubilar en Caravaca de la Cruz, y no podía faltar mi peregrinación recorriendo los senderos que me llevaron desde Dolores, en la provincia de Alicante, hasta culminar el Camino de la Cruz de Caravaca, donde ha convivido, en mi caso, el senderismo como afición y la peregrinación como cristiano.

Cada 7 años desde 2003, Caravaca celebra el Año Jubilar, un encuentro para la cristiandad y un destino para la cultura y el turismo.

Han sido 200 kilómetros en total, dividido en seis etapas,  que decido recorrer a pie en diversas fechas a lo largo del año, las últimas en dos ocasiones, por lo que llego a Caravaca de la Cruz, la primera vez el 7 de mayo y por segunda  vez el 26 de noviembre. El recorrido discurre por el llamado Camino de Levante,  atravesando en la primera etapa la Huerta de la Vega Baja hasta Orihuela y luego,  desde esta ciudad monumental, lugar de nacimiento de Miguel Hernandez, llegar a Murcia, capital de la Vega Media, en un sendero que discurre en su totalidad por la mota del Río Segura.

Desde Murcia hasta Caravaca, el Camino de Levante discurre a través de la Vía Verde del Noroeste, dividida en cuatro etapas más hasta llega a Caravaca de la Cruz..

Te detallo a continuación las seis etapas recorridas, con las fotos más representativas de cada jornada.

  1. Etapa: Dolores-Orihuela.  Recorro los 25 primeros kilómetros que me separan de Orihuela, por caminos de la Huerta de la Vega Baja, con parada obligada en Granja de Rocamora, donde  en una pequeña ermita de la localidad se venera un trozo del “lignum crucis” y donde comienza la verdadera Ruta religiosa del Camino de Levante.
  2. Etapa: Orihuela-Murcia. Orihuela es una ciudad monumental que merece un día para visitarla, pero como la conozco demasiado bien, enfilo hacia Murcia sin más demora, siguiendo el Río Segura. Es la salida oficial y turística del Camino de la Cruz. Es una etapa bastante monótona en cuanto al paisaje y la recuerdo como muy calurosa, a pesar de que fue el 12 de marzo. Tras 22 kilómetros entre Río y Huerta se llega a la capital de la Región de Murcia.
  3. Etapa: Murcia-Alguazas. Desde El Malecón que se encuentra en el centro de la ciudad, parte el sendero de 25 kilómetros que discurre también por el Río Segura y atraviesa la rica Huerta murciana. Parada obligatoria en la Noria de La Ñora, declarada BIC en 1982 y otra para reponer fuerzas en la Zona Verde llamada Contraparada o Azud Mayor situada en Javalí Nuevo, un estrechamiento del Río para controlar mejor el agua. Esta etapa la realizo por la tarde, por lo que llego de noche a Alguazas.
  4. Etapa: Alguazas-Mula. 26 kilómetros en una dura etapa que atraviesa los llamados “badlands”, con un paisaje desértico muy característico de la zona debido a la erosión del agua. Mula merece un visita reposada, porque además de su trazado antiguo, hay lugares con encanto como el Real Monasterio de la Encarnación, del siglo XVII, situado en el casco antiguo en la parte alta de la ciudad. En una pequeña capilla de su interior se conserva una espina de la corona que le pusieron a Jesús para crucificarlo. En el Monasterio vive una comunidad de monjas Clarisas, en régimen de clausura. Hay hospedería y unos dulces buenísimos. Recorrer las calles de Mula acompañado por mi amigo Juan González Castaño, cronista oficial de la Villa y Doctor en Historia es todo un lujo que me da la oportunidad de conocer en profundidad esta localidad.
  5. Etapa: Mula-Bullas. Esta etapa de 21 kilómetros discurre entre paisajes y viñedos, en uno de los entornos naturales más preciados de la Región, donde las cuestas, el verde y las viñas son la seña de identidad de la etapa. Se nota que está cerca del Parque Regional de Sierra Espuña. Llegada a Bullas, pueblo de vinos con denominación de origen propia. Otra etapa que recorro en dos ocasiones, una en primavera, con las viñas en todos su esplendor y otra en otoño, cuando las parras tienen un color ocre después de la vendimia.
  6. Etapa: Bullas-Carava de la Cruz. La última etapa suele ser la más emotiva, porque llega a su fin la peregrinación. Este tramo es el  más montañoso y duro es el que se llega a los 500 metros de altitud. paradas obligatorias en las ruinas de la antigua ciudad romana de Begastri y en Cehegín, donde vale la pena visitar su casco antiguo, declarado conjunto histórico. Y después de 21 kilómetros se llega al fin del camino, Caravaca de la Cruz. El punto de encuentro de peregrinos es la Iglesia del Salvador, desde donde se sube hasta la gran explanada, por la que se accede al imponente Santuario de la Vera Cruz, punto final de la Peregrinación. Después de la Misa del Peregrino y de besar la reliquia del “lignum crucis” se obtiene la indulgencia plenaria que otorga el Año Santo Jubilar.

Quiero agradecer a los miembros del Club de Montaña y Escalada “Dolores Anda” su compañía durante mi Peregrinación a Caravaca de la Cruz y su apoyo logístico.

Foto de grupo con “Dolores Anda”

También a mis amigos Paco Sempere y Paco Bustos, que me acompañaron en las últimas etapas de mi primera peregrinación.

@MiguelAndujar_

 

Ago 06

Viajes con Historia: Hiroshima en el recuerdo

Hiroshima ha pasado a la historia por ser la ciudad elegida para detonar la primera bomba atómica. Hoy es un destino turístico por donde pasan todos los japoneses al menos una vez en su vida para rezar en el Parque Conmemorativo de la Paz, levantado en recuerdo de todas las víctimas causadas por la explosión.

En el Puente Aioi. Detrás el Genbaku Dome.


Se te ponen los pelos de punta cuando ves a grupos de escolares japoneses, perfectamente uniformados, rezando en los lugares que recuerdan la tragedia.

Escolares japoneses rezando en el Parque de la Paz.


Confieso que fue uno de los motivos por los que tenía ganas de ir a Japón. Visitar Hiroshima y rendir también mi pequeño homenaje a los 140.000 muertos directos que causó la explosión y a los miles que murieron en los años siguientes por el holocausto nuclear.
Fue tal día como hoy, un 6 de agosto de 1945, a las 8:15, cuando el avión “Enola Gay”, un B-29 Superfortress de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, lanzó una bomba llamada sarcásticamente “Little Boy” programada para estallar a 600 metros de altura y así causar el mayor daño posible. Muchas personas se volatilizaron al instante y la ciudad quedó reducida a escombros.
El lugar elegido para el impacto fue el Puente Aioi, un puente en forma de T, donde se cruzan el Río Ota y el Motoyasu. La bomba cayó a tan solo 150 metros, con una precisión quirúrgica para los instrumentos de puntería que llevaban los aviones de la segunda guerra mundial. Hay un monolito que recuerda el lugar exacto de la explosión.

Hipocentro de la explosión.


Hoy el Parque Conmemorativo de la Paz recuerda la tragedia. En sus jardines se encuentran monumentos como la Cúpula de la Bomba Atómica, conocida como Genbaku Dome, uno de los pocos edificios que quedó en pie tras la detonación y cerca un cenotafio que contiene los nombres de todas la víctimas de la bomba identificadas y una inscripción que reza “Descansen en Paz. Jamás volveremos a cometer el mismo error”

Memorial por las víctimas. Al fondo la Llama de la Paz y la Cúpula de la Bomba Atómica.


También están dentro del mismo parque la Campana de la Paz, el Monumento a la Paz de los Niños y la Llama de la Paz, que arde desde 1964 y permanecerá encendida hasta que se destruyan todas las armas nucleares. Por desgracia algo poco probable.

Campana de la Paz


Muy cerca hay otro Parque que visitar para relajarse de las emociones vividas. Se llama Shukkei-en y entre sus estanques llenos de peces, sus cuidadas plantas y puentes se pasa un rato agradable.

Parque Shukkei-En


Hoy Hiroshima es una ciudad cosmopolita de más de un millón de habitantes, con una vida nocturna muy activa, que trata de sobreponerse a la tragedia. Aunque siempre será conocida como el lugar elegido para detonar la primera bomba atómica.
Y para muestra de su modernidad, al llegar al Hotel me recibe en la recepción…un robot.

Recepcionista del Hotel


In Memoriam de Hiroshima.
@miguelandujar_